Tras mi accidente, y mientras no se llevaba a cabo el juicio contra el doctor que había cometido la negligencia médica que me había costado una pierna, muchos familiares y amigos empezaron a ayudarme con la campaña de recaudación de fondos. Gracias al apoyo de miles de personas, en menos de 3 meses logramos recaudar los 70.000 euros necesarios para costear mi prótesis de pierna. Estoy inmensamente agradecida por haber recibido la ayuda de tantas personas cercanas, desconocidas y anónimas que me ayudaron cuando más lo necesitaba.

LINKS DE PERIÓDICOS Y ENTREVISTAS: