Mi relación con POVISA parte de un momento muy traumático de mi vida, cuando se vieron obligados a amputarme una pierna. Pero fue también el inicio de una relación muy especial con los grandes profesionales que hay en el hospital. Les estoy muy agradecida, y convencida de que seguirán estando ahí en mi nueva etapa deportiva.