“Leerlo fue como volver a vivirlo. Sincero, directo y de ayuda. Como un jarro de agua fría que te hace despertar y ver la realidad, que abre los ojos y lleva a apreciar el día a día, pero sobre todo a valorar bien. A valorar mejor.”