“Creo que este libro se podría definir en dos palabras: fuerza y valentía.
Su lectura me ha enseñado a valorar más lo que se tiene y a querer cuidarlo. Es un relato sincero, cercano y sobre todo inspirador, que me ha recordado que hay que vivir la vida al máximo y exprimir cada momento. Sin miedo.”